Cometemos permanentemente el error de usar la expresión, “lo hizo de motus propio” cuando deberíamos decir “lo hizo motu proprio”.
Un motu proprio​  es un documento de la Iglesia católica emitido directamente  por el papa, por su propia iniciativa y autoridad.
La traducción del latín sería: motus  (movimiento) pro prius “ (por primer motivo, por primera razón, por primer impulso, por primera reacción).”
Se emplea como expresión para indicar que se hace algo por  iniciativa espontánea, sin responder a  un pedido previo. La traducción literal sería algo así como: hacer algo  (acción) por primer impulso.
Si prestamos atención escucharemos con frecuencia que se use de forma incorrecta y, además, precedido de la preposición: «de»  o «por»  lo que constituye  otro error.
En realidad la forma correcta de usar la expresión sería “asumió la defensa del acusado mutu proprio”.

Aunque llevemos toda una vida diciéndolo mal, nunca es tarde para corregirnos.

Llamanos!